"El lujo para mí es despertar en la autocaravana en plena naturaleza"

El presentador de las retransmisiones de Fórmula 1 en TV3 es un enamorado del caravaning como estilo de vida. Los fines de semana que no hay carrera, Faro coge su Roller Team Granduca 64 con toda la familia en busca de tranquilidad y de los mejores paisajes, como los Pirineos o los Alpes suizos.

Santi, ¿por qué prefieres ir de viaje en autocaravana?

-En primer lugar porque a mí me gusta tomar mis propias decisiones. La autocaravana me permite decidir qué hacer y dónde ir en todo momento. La libertad de acción que me ofrece es única: a veces quiero subir una montaña pero, como hay previsión de lluvias, cambio de planes y me voy a otro lugar. Además, me permite llegar a aquellos rincones que me llaman la atención y no a los que recomiendan todas las guías y a los que va todo el mundo. Por otro lado, en mi familia somos cinco y, en cuanto a gastos, sale mucho más rentable que ir a un hotel. El verano pasado, por ejemplo, estuvimos 24 días en Portugal, y pasarlos en un hotel con toda la familia hubiera sido un gasto considerable.

¿Te instalas en campings o prefieres aparcar en medio de la naturaleza? ¿Por qué?

-Por una cuestión práctica, me inclino por la naturaleza. Intento evitar los campings porque creo que es un lío tener que entrar y salir del cámping constantemente. Aún así, siempre me han gustado los que disponen de una zona habilitada para autocaravanas. Es mucho más práctico para nosotros.

¿Cómo es tu autocaravana? ¿La conduces tú? ¿Qué recursos técnicos tiene?

-Es una Roller Team  Granduca 64. La conducimos mi mujer y yo. Una vez, fuimos al Salón Internacional del Caravaning, donde aprendimos la relación entre peso y altura, aspectos que se deben tener muy en cuenta para conducir la autocaravana con seguridad. En este sentido, me ha sorprendido mucho la versatibilidad que tiene en la conducción. Mi Granduca está equipada con calefacción, agua caliente, ducha con mampara ¿como la de nuestra casa. No tiene televisión porque nosotros la tenemos prohibida a nuestros hijos, por eso siempre llevamos un iPad para entretenerlos con películas durante los trayectos. Y poca cosa más, toldo, navegador portátil, dos baterías, una placa solar y, sobretodo, un buen motor 2.8 Fiat muy útil para desplazamientos largos.

¿Crees que el hecho de compartir el mismo espacio con la familia en la autocaravana os une más?

-Por supuesto. El día a día hace que coincida poco con mis tres hijos: yo trabajo, ellos estudian, hay pocos momentos... Por eso, cuando nos vamos de vacaciones unos días y compartimos un espacio tan concreto, el contacto se hace más intenso. Hay muchos buenos momentos por la proximidad a la que te obliga la autocaravana.

Cuando cubrías para TV3 todas las etapas del Rally Dakar, ¿dormías en una autocaravana o en una tienda de campaña?

-En el Dakar, las autocaravanas son hoteles de cinco estrellas para los pilotos. De hecho, ha sido una de las principales novedades este año. Durante las cinco ediciones que he cubierto del Dakar, he dormido en una tienda de campaña. Para los participantes, la autocaravana ha sido un gran salto cualitativo en cuanto a comfort y descanso entre etapas. En comparación con las ediciones disputadas en África, el Rally Dakar de Sudamérica transcurre por terrenos bastante accesibles para las autocaravanas y esto ha creado un cambio de tendencia en los alojamientos, sobretodo en el de los pilotos con más recursos. Les permite descansar mejor porque tienen más tranquilidad, aire acondicionado, pueden elaborar los road-books (hojas de ruta) con más facilidad, etc... A mí me encantaría dormir en una, hay veces que estoy en pleno desierto y echo mucho de menos mi Granduca. 

Cuando viajas con la familia, ¿cocináis siempre en la autocaravana?

-Mayoritariamente, sí. Nos gusta mucho ir al mercado de donde estemos y cocinar la comida típica de allí. Ahora que hemos estado en Suiza, sí hemos ido a un restaurante a probar una fondue local, pero en general nos encanta el turismo gastronómico para perderte en los mercados de pescado, visitar granjas, fabricantes de quesos, vinos... Comprar el producto y comerlo tranquilamente con la familia dentro de la autocaravana o en la mesa de fuera mientras contemplamos los Alpes.

¿Cuál es el viaje más largo que has hecho con la autocarava? ¿Te resultó pesado?

-Hicimos un viaje muy largo por Portugal, en el que recorrimos 4.000 kilómetros. También he ido a Suiza, donde condujimos unos 2.700 kilómetros. Seguimos una pauta de descanso muy estrictas con mi mujer: tenemos prohibido conducir más de 3 horas seguidas cada uno y, pasado este tiempo, cambiamos de conductor o hacemos una larga parada.  Nosotros recomendamos y creemos que este tipo de paradas son necesarias para que los niños puedan jugar un rato y disfrutar del paisaje.

¿Podemos considerar el caravaning como una manera asequible y popular de viajar o crees que también se puede valorar como turismo de lujo? 

-Los viajes más lujosos que he hecho nunca, los he hecho en autocaravana. Todo depende de cuál sea tu concepto de lujo. Para mí, el lujo no es dormir en una habitación muy grande con jacuzzi. En mi caso, el lujo es la libertad, la tranquilidad y, sobretodo, la grandiosidad de la naturaleza. Despertarte, abrir la puerta de la autocaravana y quedarte boquiabierto con las vistas del Monte Cervino (Suiza). Personalmente, creo que, en conjunto, una autocaravana enriquece mucho más que un hotel de cinco estrellas.

 

Foto 1: F1TV3 Instagram @f1tv3